Llega el nuevo año y, quién más quién menos, comienza a realizar su lista de propósitos. Que si apuntarse al gimnasio, que si dejar de fumar, que si viajar… Las metas son de lo más variadas. Sin embargo, no le prestamos mucha atención al sexo. ¿Y qué mejor objetivo que marcarse unos propósitos sexuales que hagan nuestro año más divertido y excitante?

El sexo es bueno para la salud. No lo decimos nosotros, lo dice la ciencia. Además, nos hace felices y nos pone una sonrisa en la cara que no tiene precio. Y no importa si tienes pareja o estás solter@. Los propósitos sexuales que te proponemos en este post están pensados para que disfrutes más, seas como seas. Así que, ¿qué nos dices?¿Te animas a cumplirlos?

Darles la importancia que se merecen a los preliminares

El primero de los propósitos sexuales es un básico. Aunque tener más sexo siempre es bueno, lo importante es la calidad más que la cantidad. Es decir, esforcémonos porque cada vez que nos pongamos manos a la obra sea memorable.

Y la mejor forma de hacerlo es prestándole más atención a los preliminares. Ya es hora de desechar la idea de que el sexo se reduce a la penetración. ¡Hay cientos de formas de pasárselo bien y llegar al orgasmo! Así que, este 2019 llegó el momento de disfrutar del antes, el durante y después del sexo. Nosotros te damos un punto de partida sencillo: ¿qué te parece encender unas cuantas velas y centrar toda tu atención en dar un sensual masaje que suba la tensión? Hazte con nuestro kit ‘Noches de seda’ y prepárate para convertirte en mejor amante.

No fingir ni un solo orgasmo

Y cuando lo decimos, nos referimos a no fingir que algo nos gusta solo por complacer. ¿Qué sentido tiene tener sexo si no lo estamos disfrutando? Además, le estaremos enviando la señal al otro de que lo que hace nos está gustando. Así que, seguirá haciéndolo.

Y para cumplir el más sincero de nuestros propósitos sexuales hay que practicar antes. Es importante descubrir lo que nos gusta y cómo nos gusta para después transmitírselo a nuestra pareja (sea estable u ocasional) una vez que queramos llegar al orgasmo en compañía. ¿Crees que podrás hacer los deberes?

Probar sitios diferentes

Para que en 2019 tu vida sexual sea más excitante el objetivo principal es salir de la cama. Explora la casa, sol@ o en compañía, y prueba la ducha, el sofá, la mesa del salón, el recibidor… ¡Cualquier lugar es bueno para divertirse!

Y si te atreves, puedes probar sitios aún más excitantes. Un lugar apartado en el aparcar el coche y pasárselo bien, el baño de la discoteca o el ascensor pueden ser sitios en los que el mínimo jugueteo pone a mil solo por el hecho del peligro a que te pillen.

Probar un juguete nuevo

Existen tantos tipos de juguetes sexuales que es imposible que no encuentres uno que te apetezca probar. Es posible que los únicos que te vengan a la cabeza sean los dildos o quizá las bolas chinas. Pero, ¿no crees que sería divertido probar un estimulador a control remoto? Puedes cederle el control de tu orgasmo a otra persona, e incluso si te atreves, llevarlo a una cena o a una reunión. ¡Nadie lo sabría!

La meta de los propósitos sexuales es que disfrutes más del sexo, así que no te pongas límites. Destierra los tabúes de tu cama y cámbialos por los juguetes que más te gusten. Permítete probar diferentes, sol@ o en pareja, y maximiza el placer. ¡Después no podrás imaginarte tu vida sexual sin ellos!

Mejorar la comunicación sexual

No nos referimos solo a decir cosas subidas de tono mientras estás con las manos en la masa. Y tampoco estamos hablando de la comunicación que debe haber entre las parejas estables. No, lo que queremos decir es que cuando tengas relaciones, incluso cuando sean con personas a las que no conoces demasiado, seas capaz de comunicar lo que te gusta y, sobre todo, lo que no te gusta.

No hacerlo por complacer al otro lo único que consigue es que el sexo pierda su gracia. Cuando estamos comunicando que algo no nos gusta o que nos gusta de otra forma estamos haciéndole un flaco favor a nuestra pareja, además de que incumpliremos el segundo de nuestros propósitos sexuales: no fingir ni un solo orgasmo.

Cumplir al menos una de tus fantasías sexuales

El último de los propósitos sexuales va de la mano con el anterior. Seamos capaces de reconocer sin miedo qué nos pone y las fantasías que nos morimos por cumplir, por muy locas que creamos que sean. Y para eso, tenemos que mejorar nuestras comunicación sexual para hablar sin tapujos ni vergüenza. ¡Normalicemos el sexo!

Tienes por delante doce meses para llevarlos a cabo, ¿los cumplirás todos?