Aunque aún queda mucho camino por andar, cada día la diversidad sexual es mayor. Las normas dejan de encorsetarnos, y descubrimos y aceptamos diferentes formas de vivir el amor y el sexo. Algunas, como la homosexualidad o la transexualidad, ya forman parte de nuestra sociedad y vocabulario. Pero existen aún muchas otras de las que no se conoce prácticamente nada. Por ejemplo, la asexualidad. Es muy probable que hayas escuchado esta palabra en alguna ocasión pero te hayas quedado pensando “Pero, ¿qué es exactamente eso de ser asexual?“. Como seguramente no te hayas atrevido a preguntarlo, en este post vamos a ahorrar luz (por fin) sobre esta orientación sexual.Leer más