La primera tienda erótica no aparece hasta la II Guerra Mundial y se la debemos a la alemana Beate Uhse, una mujer que llegó, o más bien creó, este negocio como salida a una necesidad.

Leer más